LA REALIDAD DE FACEBOOK

Hola amigos de “El Chismosito punto com”, deseo que este largo puente les acomode las ideas y que físicamente les “acople del uno”.

Acto seguido, les quiero comentar que el día de ayer tuve la suerte de ver y leer, una y otra vez un posteo de un blog del Ecuador que se llama “La Palabra abierta” y que pertenece a un personaje del periodismo de dicho país: LEONARDO PARRINI.

Leonardo Parrini, Periodista, fotógrafo y productor de TV. Director de” Parrinimagen Comunicaciones”. Director y conductor del Programa “Había una vez” de Radio Pública de Quito, Distrito 102.9 FM.

Autor de los libros “La hora del lobo” y “Decapitar a la Gorgona: la corrupción ¿una moral de la crisis?”

Ha colaborado en Revista “Dinners” como comentarista de obras literarias. Se ha desempeñado como periodista, investigador y productor de programas de televisión en los canales ecuatorianos Ecuavisa, Teleamazonas y Gamavisión.

Bueno esta y muchas otras “medallas” tiene este personaje del Ecuador, pero les quiero decir que el artículo en cuestión me pareció además de ilustrativo, y entretenido, cierto al 100%.

Porque Leonardo estudió todos los tipos de personas que se hacen presentes diariamente en esta red social, y le ha puesto “al pan, pan, y al vino, vino”, ya que no se le ha escapado ninguna de dichas “personalidades”, que diariamente “pululan” en la internet [Facebook, para ser más claros].

El mismo día de ayer le envié un e-mail a Leonardo y solicité su venia para compartirles este artículo, amablemente accedió a regalarnos esta nota, así es que si dispones de  veinte minutos de tu valioso tiempo, échale un vistazo a este material, que estoy seguro te hará reflexionar y pues compártelo con todo mundo. Yo espero ansioso y morboso además a ver quién se atreve a hacer  una depuración de sus amistades en Facebook, sin que esto implique “refrescar viejos traumas”.

Ojalá que les guste este trabajo, repito, de la autoría de Leonardo Parrini, del Ecuador.

CÓMO SELECCIONAR LOS AMIGOS EN EL FACEBOOK

etiquetando-amigos

Por Leonardo Parrini

Cuando éramos niños tener un amigo era un acto de encantamiento que nos hacía vivir la magia de contar con un pana, un cómplice, un ser humano a quien le confiábamos hasta la existencia, o al menos, los secretos de nuestra vida. Un instinto casi animal nos predecía que un amigo no defecciona, que siempre está ahí dispuesto a cuidarnos las espaldas. Ese ser humano al que llegamos a unirnos, incluso, por sobre los afectos consanguíneos, compartía los juegos y los artefactos con que jugábamos en el espacio cotidiano del barrio. El amigo o la amiga era esa otra parte de nosotros mismos que nos enseñó el valor de la palabra amistad, cuyo único sinónimo esencial es la fraternidad.

Crecimos y las relaciones humanas cambiaron de sentido, gracias a la tecnología de las comunicaciones que aniquilaron el cara a cara, ese trato íntimo con nuestros amigos, sin testigos o intermediarios. Antes ganar un amigo era el descubrimiento de un compañero de ruta que se mostraba dispuesto a ser tu complemento; el autor, cómplice y encubridor de nuestros aciertos y desvaríos. Ahora conseguir un “amigo” es cosa de ciclear un botón en el abstracto universo del Facebook, sin saber nada en concreto de esa persona que solicita ser “amigo” o a la cual solicitamos amistad.

Vivimos hoy en la sociedad del solipsismo, de la soledad, del estar sin saber quién deambula a nuestro lado. En las grandes urbes no conocemos a nuestros vecinos inmediatos y las personas con las que nos relacionamos, día a día, no nos dan tiempo para establecer relaciones de mayor camaradería. Esto explica el éxito de las redes sociales, del Facebook y del Twitter, que en su vertiginosa dinámica virtual nos hacen sentir la sensación de estar incluidos y pertenecer a una comunidad.

Gracias a ese sentido de pertenencia llenamos nuestras cuentas de Facebook con listados de “amigos” que, presuntamente, están pendientes de nuestros mensajes, sentimientos y angustias. Pero que en la realidad forman parte de un espectro abstracto de relaciones de comunicación cibernética, cuya virtud consiste en hacernos creer que estamos todos unidos en la misma red, en el mismo universo, y que formamos parte de un mundo solidario.

Pero nada más falso. Frente a ello los expertos en relaciones humanas virtuales aconsejan no tener más de 200 amigos en Facebook, ya que superar esa cifra significa ganarnos un problema. Para ello proponen realizar una depuración de nuestra lista de “amigos” virtuales que puede ser diplomática o drástica, según sea el caso. La idea es eliminar amigos, sin hacerse de enemigos. “Si tienes 600 amigos probablemente tengas 400 de más. No te puede interesar tanta gente”, dice el experto Shelly Palmer.

Sin embargo, lo importante es saber para qué se usa la red social y con quién contamos realmente. La idea es eliminar los amigos chatarra que nos hacen creer que mientras más nombres tenemos en la lista de amigos, más populares somos. La forma de depurar las listas de amigos virtuales es sencilla: publicar en la red social un mensaje a todos los seguidores en el que se advierte que va a tener lugar un saneamiento de amigos y que sólo se conservarán aquellos que hagan “me gusta” o realicen un comentario en esa entrada. Hecho ese filtro inicial, se revisa el grupo de amistades resultante y se analiza lo que cada uno aporta de interés a la red social.

Parece sencillo, pero lo más importante es el criterio mediante el cual vamos a deshacernos de amigos virtuales. Pensando en ese detalle identificamos una lista de perfiles de personas que deambulan en el Facebook, en cuya nómina se encuentran nuestros amigos desechables. Como no conocemos en la realidad a nuestros contactos, empecemos por detectar sus perfiles y ver si están dentro del campo de nuestros intereses.

Reconoce a tus amigos virtuales.

FacebookFriends

Lo más común es encontrar el Amigo Activo que te escribe o el Amigo Pasivo que te lee. Dentro de esa categoría está el Solitario/a que busca contactar con personas de su misma categoría y pactar un posible encuentro real.

Durante el día es posible encontrar al Noticioso que publica noticias producidas por otros y las postea diariamente, como si se tratara de un informativo, sin hacer comentarios.

El cibernauta Autoayuda es aquel que llena el muro con sugerencias de cómo ser mejor en la vida, como hacer amigos, cuales son nuestros defectos y virtudes y como superarnos día a día. Por lo general usa cartelitos con frases motivadoras y fotografías llenas de sentido paternalista.

El Reflexivo/a da mensajes cortos e inventa “ingeniosas” frases que denotan su estado de ánimo, es un filósofo exprés, que tiene de todo y para todos.

El Intelectual es aquel que difunde contenidos espesos, con ideas elitistas que, por su complejidad, sólo interesan y motivan a un grupo selecto de lectores. Algunos lo siguen por tratar de vincular su nombre a quien suele tener buena imagen virtual.

El Descontento es quien usa el Facebook como catarsis de sus demonios internos, siempre hay algo que anda mal y nunca tiene una idea constructiva. Si el Muro del Facebook fuera de piedra, seguro se daría de cabezazos.

El Iracundo es el que quiere mostrar su lado disconforme, forma parte o quiere ser parte del grupo de los indignados y casi siempre escribe a carajazos. Trata de mostrarse telúrico e irascible porque eso le da un aire interesante. Este está emparentado con el Descontento en el hecho que ninguno de los dos sugiere ideas demasiado profundas.

La Sensual es aquella que muestra su mercadería, sin afán de lucro, pero con la esperanza de ganar fama y flirteo por si acaso alguien enganche. Suele publicar fotografías en poses eróticas, con poca ropa, y sonrisa insinuante. Por lo general tiene más de 4 mil amigos que nunca le escriben y que sólo disfrutan sus fotografías.

El Neurótico es un personaje singular del Facebook. Su rasgo más notable de neurosis gráfica es su afán de cambiar, constantemente, de fotografía de perfil y de portada. No lo hace con ánimo de impresionar, sino de autoafirmar su imagen física y su presunta popularidad ante los demás.

La Asesora culinaria es aquella que siempre pone recetas de cocina, consejos prácticos, secretos de la abuela y llena el muro de una miscelánea más completa que guía para volar un Boeing.

Están los que saturan el muro, literalmente de grafitis chatarra, basura, como si fuera una pared real. Los mensajes publicados son de todo tipo y de autoría ajena. Se trata de cartelitos con frasecitas que quieren decir cosas profundas de la manera más superficial.  Ej. Lo que más odias en los demás es lo que más niegas en ti mismo. Lo que más amas es lo que más deseas dentro de ti. Usa el espejo de las relaciones para guiar tu evolución.

Los Cursis son los que publican frasecitas llenas de lugares comunes y mentiras convertidas en consejos. La características más notable es la cursilería o presunción de sabiduría que tienen esas frases Ej. ¡Amar es: nunca tener que pedir perdón..!

La Exhibicionista, por lo general, publica fotos tomadas con el celular frente a un espejo, y con poca ropa, para el muro y la portada. Es la típica que lanza el anzuelo, a ver cómo anda la pesca hoy día.

El Artista que promueve sus propias creaciones e invita a los amigos, o al público en general, a verles. Entre algunos suele haber talento, mientras que la mayoría todavía no encuentra su propio lenguaje.

El Curador de arte, sin ser experto, colecciona imágenes de obras de arte y las postea en el muro con algún comentario, por ejemplo: Este Picasso tiene un valor incalculable. ¡Noticia!

El Anunciador/a que publica todo tipo de recados y mensajes prácticos para conseguir gente para casting, personas que le ayuden en algún trabajo etc., es casi un Agente de Empleos virtual.

El Españolito se trata de un migrante sudaka que lleva algún tiempo en España y se le olvidó su dialecto originario. Publica frases o comentarios en un castellano arcaico y pésimamente mal escrito.

El Esotérico/a es quien anda viendo fines de mundo en cada esquina y catástrofes anunciadas desde siempre. Suele ver fenómenos parasicológicos hasta en la sopa y también gusta de las frases herméticas escritas por algún imitador de Coelho.

facebook-ipad11

El Activista es aquel que publica diatribas contra sus enemigos políticos, siempre está en la oposición al Gobierno.

El Desesperado que publica llamados de auxilio, a menudo, para ubicar algo o a alguien. Pide ayuda como si el Facebook fuera un pañuelo de lágrimas.

El Musicólogo, que anda recomendando canciones o temas, suele tener buen gusto y comparte muestras raras de temas desconocidos u olvidados.

La Resentida es la amiga que difunde frases terribles, contra enemigos abstractos que se supone son sus ex amantes, ex enamorados o ex esposos. Es una sufridora en esencia y en potencia. No vive el amor, lo sufre y lo destila por los poros como desangramiento. Ej. Si tus labios después de besarme callan mi nombre de que amor me hablas. La Resentida es también una cursilona de peso.

La Modelo frustrada publica fotos de otras modelos en poses atrevidas, en forma de identificación patológica con el cuerpo ajeno, con el fin de calmar la ansiedad de ser modelo famosa y apetecida.

El Consejero Sentimental siempre tiene una palabra de aliento para los corazones rotos. Se trata de un amigo o amiga que permanece atento a nuestras penurias y establece largos diálogos con frases como esta “no importa amiga mientras tu corazón brille como un foco encendido no faltara quien te ubique en la oscuridad del momento que hoy te hace llorar”

El Agorero escribe: No te pierdas algo que puede cambiar tu vida. Y luego desaparece por un tiempo hasta volver con frasecitas como estas: Ya te dije, amiga, que encontrarías algo que podía cambiar tu vida, ahora cuida ese tesoro sublime que la vida ha puesto a tus pies.

El Anacoreta o solitario que escribe y escribe frases relativas a sus estados de ánimo, de preferencia depresivos, pero que  no recibe respuesta alguna o un “me gusta” ni por casualidad. Esta especie corre peligro de extinción por inanición afectiva.

Los Gastrofilios que difunden todo tipo de recetas de cocina con consejos y comentarios como si se tratara de un programa de cocina virtual. Suelel acompañar sus recetas de apetitosas fotos de alimentos varios.

El Publicista que usa el muro para mandar mensajes subliminales sobre productos y servicios, pero lo hace a manera de comentario personal. Ej. “Las hamburguesas en algunos sitios de Quito están a punto. Me fue muy bien en el Burger King”. O esta otra cuñita más sutil: “!Qué ganas de comerme un Kaefece!” O “Nuestro sueño está por cumplirse, próximamente: recorrer nuestra Argentina en nuestro Toyota”

El Difusor Tímido forma parte de los que no se atreven a usar Facebook, de frente, como un medio de propaganda de sus productos, ideas o servicios. Cuando escriben anunciando algo lo hacen como pidiendo permiso: “Les comparto mi último escrito publicado en tal revista, espero no les disguste o de lo contrario, difúndanlo entre sus amigos…jeje.

Los Religiosos que convierten al Facebook en una capilla o reclinatorio para rezar. Aunque respetable sus convicciones, deberían tomar en cuenta que se trata de un acto de fe y por lo mismo más íntimo.

Están los Increíbles que por más que publiquen frases, sentimiento o imágenes nadie les para bola y se mantienen como esos predicadores religiosos parados en la plaza, mientras la gente pasa sin mirarlos.

El Facebook, como la vida misma, si no lo vives en la realidad otros lo harán por ti. Y esa no es, precisamente, una actitud virtud muy virtual. Es interesante constatar que todos hemos calzado, alguna vez, en alguno de los perfiles mencionados. Reconozcámonos en común y, a partir de allí, seleccionemos nuestros amigos o amigas para que la lista de nuestras amistades en el Facebook no se convierta, como esas antiguas guías telefónicas con millones de nombres que no responden a nuestra llamada, cuando más los necesitamos.

sexo-facebook-redes-sociales-gracioso-325x205

Tu comentario nos enriquece.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s